sábado, 12 de marzo de 2022

LTFS | APOSTAR EN DIRECTO Vs APOSTAR PREPARTIDO

 APOSTAR EN DIRECTO Vs APOSTAR PREPARTIDO

En mi camino para ser rentable en las apuestas he desarrollado distintas formas de apostar buscando siempre la más rentable y buscando a veces la forma más "matemática" o "sistemática" de apostar, hacerlo "en modo robot" de forma que las emociones no tomen parte en las apuestas. Con el paso del tiempo he aprendido de la experiencia que esa es la forma más complicada de ser rentable, tanto que te desgasta mucho y te hace perder lo más valioso de tu vida... tu tiempo. En mi experiencia te puedo asegurar que he ganado mucho más dinero apostando en directo.

Y después de tanto tiempo podría hacer estas tres afirmaciones:

La forma más DIFICIL de ser rentable apostando, es a base de SISTEMAS PRE-PARTIDO.

 

La forma más ENGAÑOSA y TRAICIONERA de ser rentable apostando, es apostando  PRE-PARTIDO.

 

La forma más FÁCIL de ser rentable apostando, es apostando en DIRECTO.


SISTEMAS PRE-PARTIDO

Sería por así decirlo la más "romántica", ganar a las casas de apuestas en base a un sistema que has creado y modificado a tu gusto, un sistema inteligente explotando lo mejor de ti, normalmente usando software que te "canta" las apuestas que debes hacer en base a un estudio previo de apuestas del pasado y aplicándolo eficientemente a las apuestas del futuro. Esto aparte de ser extremadamente complicado de que resulte positivo, para que durante un tiempo sea rentable se debe estar muy encima del sistema, modificándolo y adaptándolo continuamente porque sencillamente los sistemas estáticos no son viables en el tiempo ya que el fútbol es muy cambiante y las casas de apuestas adaptan sus cuotas a ese cambio. Si un equipo de mitad de la tabla empieza a ganar y ganar, será rentable al inicio, pero pronto las casas de apuestas adaptarán y bajarán su cuota para que precisamente apostar a favor de ese equipo no sea rentable y la casa pueda ganar más dinero con la gente que confía en ese equipo.


APUESTAS PRE-PARTIDO

Son las más comunes, la que más gente conoce, de más fácil acceso, con más oportunidades, bonos, combinadas y además son las más "atractivas", por las que casi todo el mundo se inicia en las apuestas. 

A su vez son las más traicioneras, todo se pinta de manera muy llamativa y sencilla para parecer que vas a ganar. Continuamente debes estar planteándote si realmente tiene valor o es una trampa la cuota a la que pretendes apostar. Las casas te ponen en bandeja muchas oportunidades de apuesta y si eres inteligente sabrás escoger la que tiene peor pinta porque muchas veces será la que más adelante te haga ganar más dinero.

Las casas de apuestas tienen muy buena ingeniería para calcular la probabilidad de cada mercado antes de que comience el evento.


Una vez calculada esa probabilidad su cuota suele ser más baja que lo que corresponde a esa probabilidad. En otras ocasiones la ponen más alta para que gran parte de los apostantes opten por un distinto resultado, de esa forma equilibran su propia balanza de apostantes, pues a la casa de apuestas realmente le da igual quien gane o pierda, lo que le interesa es que haya mucha gente apostando a todos los resultados de forma que la casa siempre gane un gran porcentaje pase lo que pase al final de partido. 

Apostar pre-partido es la forma más popular de apostar, por la que muchos novatos se inician y algunos se quedan ahí para toda la vida. Eso también lo sabe la gran mayoría de personas que viven precisamente de venderles apuestas a estos novatos; los tipsters, aunque parece que son pocos los que conocen que la mayoría de tipsters ganan realmente con sus SERVICIOS PREMIUM, sus anuncios y como no; sus referidos, ayudando a las casas de apuestas a registrar más y más novatos en sus filas. Los tipsters ganan una comisión del dinero que pierden estos referidos en las casas de apuestas y como este es un negocio muy lucrativo, es normal que apostar en pre partido sea la forma más popular de apuesta, siendo además la más engañosa y traicionera que existe. Las casas lo saben y lo aprovechan bien. Muchas veces uno piensa que al estar la cuota baja en la casa de apuesta es porque hay mucha probabilidad de que ese resultado sea el definitivo. Está en ti descubrir que cuotas están desvaloradas a posta para que la gente caiga, o que cuotas tienen valor y son una verdadera oportunidad de apuesta.



APUESTAS EN DIRECTO

Ser rentable en directo suele estar relacionado con gurús que controlan mucho de cuotas y de fútbol. 

Bajo mi experiencia te puedo decir que: 

Apostar en directo es la forma más sencilla de ganar dinero a corto y largo plazo, 

Simplemente por la propia naturaleza cambiante e impredecible del fútbol y por la obligación de las casas de apuestas a adaptar sus cuotas a esa situación de continuo cambio. Por ello en directo se encuentran más oportunidades de CUOTAS DE VALOR que en pre-partido donde todo está muchísimo mejor estudiado y adaptado por parte de las casas de apuestas.

En directo las cuotas deben cambiar en base al tiempo que queda de partido, en base al marcador y el peligro de próximo gol. Además le influyen incontables factores como pueden ser los cambios de jugador, las bajas, las expulsiones, la fuerza o ánimo de cada equipo, el ambiente de tensión en del campo, el empuje de la afición, la actitud del árbitro, los objetivos de cada equipo, la climatología... 
Y otros muchos factores NO TANGIBLES o difícilmente cuantificables con números y probabilidades que ponen extremadamente difícil el trabajo de colocar correctamente las cuotas a las casas de apuestas o al resto de traders que está continuamente modificando las cuotas de mercado para abrir y cerrar posiciones de apuestas.

Y es ahí donde una persona experimentada que está acostumbrada a ver muchos partidos de fútbol y a ver muchas cuotas en distintos momentos del partido, puede sacar provecho de la situación.

En mi caso particular, la experiencia y especializarme en un número muy reducido de mercados me ha hecho conocer que cuotas debe haber en directo, en ese preciso instante, en los pocos mercados que suelo trabajar. El crear mi propio software me ha ayudado mucho a entender esa filosofía de las cuotas, cómo van a cambiar en caso de próximo gol y a poder aprovechar mejor las oportunidades de apuesta que encuentro en directo. Al final la propia experiencia te va convirtiendo poco a poco en un experto y de esa forma es como he conseguido dominar la parte más sencilla de las apuestas, apostar en directo. Esa experiencia se adquiere simplemente apostando por tu cuenta en directo en muchos partidos. Lógicamente bajo tu propio criterio sin seguir a nadie.

Eso me ha permitido poder doblar mi inversión en muchas ocasiones apostando a cuotas 2.00 a que se va a anotar (o no) un nuevo gol en la primera mitad, o en el ultimo cuarto de hora del partido. O por ejemplo; a sacar provecho apostando poco para ganar mucho en contra del equipo que va ganando en ese momento, simplemente porque estoy percibiendo de que el próximo gol podría llegar del equipo contrario. 

En resumidas cuentas, en directo se suceden muchas oportunidades distintas de apuestas, muchas de ellas son apuestas de valor a mejores cuotas de las que podríamos encontrar pre-partido simplemente por el factor tiempo y otros muchos factores influyentes. Otras veces descubrirás que invirtiendo muy poco obtienes mucho cuando vas en contra del mercado o del tiempo que queda en el partido. Saber donde arriesgar y aprovechar cada situación, saber leer que está ocurriendo en el partido, saber interpretar, te ayuda a poder predecir el próximo cambio (o no cambio) en el marcador. Porque recordad que estamos hablando de trading deportivo donde no es estrictamente necesario tener la capacidad para predecir como terminará el partido, sino simplemente cual será el siguiente cambio en el partido y eso nos permitirá repartir ganancias o minimizar pérdidas para que una vez termine el partido ganemos pase lo que pase y sea cual sea el marcador final.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Los comentarios ofensivos serán borrados por el administrador, así mismo como la publicidad no autorizada.